Martes, 01 Marzo 2016 22:27

SCOTT HAHN, TEÓLOGO EVANGÉLICO CALVINISTA, CUENTA SU CONVERSIÓN AL ASISTIR A MISA EN UNA CAPILLA CATÓLICA

Escrito por  Radio Apóstol USA
Valora este artículo
(3 votos)

Estudiando los escritos de los primeros cristianos había encontrado incontables referencias a «la liturgia» y «la Eucaristía».

ERA UN TEÓLOGO Y MINISTRO PRESBITERIANO CON AÑOS DE EXPERIENCIA EN EL MINISTERIO DE LAS CONGREGACIONES DE LA IGLESIA PRESBITERIANA EN AMÉRICA, Y PROFESOR DE TEOLOGÍA EN EL SEMINARIO TEOLÓGICO DE CHESAPEAKE. COMO JOVEN TEÓLOGO, SCOTT HAHN ESTABA CONVENCIDO DE QUE LA IGLESIA CATÓLICA ERA MALA, Y SE JACTABA DE HABER CONVERTIDO A ALGUNOS CATÓLICOS AL VERDADERO CRISTIANISMO.

SU CONVERSIÓN (1986) EMPEZÓ CUANDO ÉL Y SU ESPOSA SE CONVENCIERON DE QUE LA CONTRACEPCIÓN ES CONTRARIA A LA LEY DE DIOS. MUCHAS PERSONAS HAN EMPEZADO A LLAMARLO "LUTERO A LA INVERSA", YA QUE UN GRAN NÚMERO DE PASTORES PROTESTANTES Y LOS ERUDITOS DE LA BIBLIA A PARTIR DE ENTONCES HAN SEGUIDO SU EJEMPLO EN LA CONVERSIÓN AL CATOLICISMO.

Allí estaba yo, de incógnito: un ministro protestante de paisano, deslizándome al fondo de una capilla católica de Milwaukee para presenciar mi primera Misa. Me había llevado hasta allí la curiosidad, y todavía no estaba seguro de que fuera una curiosidad sana.Estudiando los escritos de los primeros cristianos había encontrado incontables referencias a «la liturgia», «la Eucaristía», «el sacrificio». Para aquellos primeros cristianos, la Biblia, el libro que yo amaba por encima de todo, era incomprensible si se la separaba del acontecimiento que los católicos de hoy llamaban « la Misa».

Quería entender a los primeros cristianos; pero no tenía ninguna experiencia de la liturgia. Así que me convencí para ir y ver, como si se tratara de un ejercicio académico, pero prometiéndome continuamente que ni me arrodillaría, ni tomaría parte en ninguna idolatría.

 

Me senté en la penumbra, en un banco de la parte de más atrás de aquella cripta. Delante de mí había un buen número de fieles, hombres y mujeres de todas las edades. Me impresionaron sus genuflexiones y su aparente concentración en la oración. Entonces sonó una campana y todos se pusieron de pie mientras el sacerdote aparecía por una puerta junto al altar.

Inseguro de mí mismo, me quedé sentado. Como evangélico calvinista, se me había preparado durante años para creer que la Misa era el mayor sacrilegio que un hombre podría cometer. La Misa, me habían enseñado, era un ritual que pretendía «volver a sacrificar a Jesucristo». Así que permanecería como mero observador. Me quedaría sentado, con mi Biblia abierta junto a mí.

Sin embargo, a medida que avanzaba la Misa, algo me golpeaba. La Biblia ya no estaba junto a mí. Estaba delante de mí: ¡en las palabras de la Misa! Una línea era de Isaías, otra de los Salmos, otra de Pablo. La experiencia fue sobrecogedora. Quería interrumpir a cada momento y gritar: «Eh, ¿puedo explicar en qué sitio de la Escritura sale eso? ¡Esto es fantástico!» Aún mantenía mi posición de observador. Permanecía al margen hasta que oí al sacerdote pronunciar las palabras de la consagración: «Esto es mi Cuerpo... éste es el cáliz de mi Sangre».


Sentí entonces que toda mi duda se esfumaba. Mientras veía al sacerdote alzar la blanca hostia, sentí que surgía de mi corazón una plegaria como un susurro: «¡Señor mío y Dios mío. Realmente eres tú!»


Desde ese momento, era lo que se podría llamar un caso perdido. No podía imaginar mayor emoción que la que habían obrado en mí esas palabras. La experiencia se intensificó un momento después, cuando oí a la comunidad recitar: «Cordero de Dios... Cordero de Dios... Cordero de Dios», y al sacerdote responder: «Éste es el Cordero de Dios...», mientras levantaba la hostia.


En menos de un minuto, la frase «Cordero de Dios» había sonado cuatro veces. Con muchos años de estudio de la Biblia, sabía inmediatamente dónde me encontraba. Estaba en el libro del Apocalipsis, donde a Jesús se le llama Cordero no menos de veintiocho veces en veintidós capítulos. Estaba en la fiesta de bodas que describe San Juan al final del último libro de la Biblia. Estaba ante el trono celestial, donde Jesús es aclamado eternamente como Cordero. No estaba preparado para esto, sin embargo...: ¡estaba en Misa!

Por Dr. Scott Hahn, de su libro " La cena del Cordero".

 

Visto 1401 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Visitantes

Hoy1954
Ayer1990
Esta semana1954
Este mes21837
Total1206915

Lunes, 11 Diciembre 2017 20:47

En Línea

Guests : 76 guests online Members : No members online
   ranchoviejo  

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.